REGLAMENTO NUESTRA HISTORIA REGISTROS GUÍAS DE ROL GUÍA DE GRUPOS HABILIDADES MODELOS DE FICHA AFILIACIONES
Últimos temas
» El Ultimo Cosmos
Mar Jun 09, 2015 6:46 am por Invitado

» Jugando con Dioses {Retirada de Botón}
Dom Mar 15, 2015 7:28 am por Invitado

» Yosakura Gakuen 夜桜学(AFILIACIÓN NORMAL)
Dom Feb 22, 2015 9:00 am por Invitado

» ⊰ Glass Pool ⊱ [Elite]
Jue Feb 05, 2015 2:26 pm por Invitado

» — The Line — Afiliación Élite
Mar Dic 23, 2014 9:50 am por Invitado

» Mitternacht akademie [Afiliación Élite]
Jue Dic 04, 2014 6:55 am por Invitado

» La Pluma y la Ficción [Cambio de afiliación: de Normal a Élite]
Vie Nov 28, 2014 10:37 am por Invitado

» Jugando con Dioses {Élite~Cambio de Botón}
Lun Oct 27, 2014 1:55 am por Invitado

» Gizem - confirmación [Elite]
Dom Oct 19, 2014 5:47 am por Invitado







afiliados hermanos



afiliados elite

Amour Sucré

En busca de una esclava (?) Priv.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

En busca de una esclava (?) Priv.

Mensaje por Laito Sakamaki el Mar Sep 02, 2014 11:17 am


Ya habían transcurrido alrededor de cuatro años desde que había tomado su propio caminar alejándose de la familia para encontrar su propia manera de destacarse y convertirse en la honra del apellido Sakamaki, quienes por generaciones se encontraban dentro del Securitatem que protegían la Regium de RayHaven. Ese siempre fue su destino impuesto desde antes de su nacimiento.
Pero como siempre estuvo tan inmenso en su entrenamiento nunca tuvo que aprender a cocinar y ese tipo de cosas básicas que necesitaría para la supervivencia propia, y de intentarlo todo salía un fracaso, no era una ni dos veces las ocasiones en las cuales había quemado la cocina intentando calentar algo de comer en las épocas en las que se encontraba sin sirvienta. Y a cierta manera era culpa suya, su personalidad temperamental y sus exigencias en todo hacían difícil el trabajo de poder entenderlo o trabajar para el, haciendo que ninguna de sus empleadas duraran más de unos pocos meses. Anna quien hasta el momento era la única persona que había permanecido con él, y de alguna manera u otra entendía y se acomodaba a sus necesidades se había marchado para cuidar a su madre quien se encontraba en la etapa terminar de su enfermedad; aunque pensándolo bien, probablemente Anna solamente solo aguantaba sus caprichos por la justa razón de que necesitaba el dinero para los tratamientos de su madre, siendo una campesina sin educación alguna no tenia otra manera de sobrevivir fuera de ser una sirvienta o esclava, como quisieran llamarle.

“Ash, que pesado”
Habían transcurrido dos semanas sin ninguna llamada al anuncio en búsqueda de empleada, por lo que las opciones se le estaba acabando, ya solo quedaba en la nevera una ración de comida para calentar de las municiones que había preparado Anna antes de irse; y comer en restaurantes todos los días era algo incomodo, a menos que llevara una linda compañía y luego terminar la velada en un hotel de las cercanías; no era de las personas que acostumbraban a llevar mujeres a su casa.

“Creo que tomaré prestada una Daemon, total, para eso es que sirven"
Pensó mientras caminaba en dirección al Templus, de todas manera tenía que entregar unos reportes de algunos Daemons que se habían escapado del mismo, y los cuales habían terminado muertos en algunas zonas cercanas a la playa, que suerte la suya, eso les pasaba por intentar huir pensando que nunca los iba a atrapar.
Las puertas de la recepción se abrieron dejando a la vista su interior, las paredes eran color rojo vino adornado por grandes cuadros surrealistas enmarcados en color oro. En los costados se encontraban algunas pequeños muros de una textura bien parecida a la roca que servían de aguante a unos cuantos jarrones color perla con diseños en pincel. Toda una belleza, una decoración bien propia del Templus que pertenecía a la Regium.

Caminó hacia el interior como de costumbre, aunque esta vez eran dos sus motivos, se acercó a la joven que se encontraba en el mostrador entregándole un sobre previamente sellado con el emblema de la organización, no tenia nada que decir sobre el destino del mismo pues era algo que la joven ya sabia por añadidura. Con su diestra despojó del rostro de la ajena uno de los mechones que se encontraban en el camino mientras la miraba a los ojos con cierta seducción en su mirada, era una presa en la cual había fijado sus ojos un mes atrás.

– Como has estado mi princesa? Estuviste pensando en en mi? –comentó guiñándole le ojo, la ajena no tardo en sonrojarse aunque ninguna palabra salió de sus labios, pero no hacía falta, era fácil de entender.

–Espero que no te pongas celosa, pero vine a comprar una pequeña esclava –Una sonrisa se dibujó en su rostro mientras tomaba el primer formulario que se encontraba en la mesa, o bien eran nuevas adquisiciones del lugar, o aquellos seres que se habían portado mal y serian llegados a juzgar su nueva suerte según lo severo que fueran sus castigos. No se detuvo a leer la información de ella pues era algo que no le interesaba en absoluto, ni que estuviera comprando una compañera. –Me llevaré esta de aquí, en cuanto al dinero te daré un cheque y escribes la cantidad que sea por ella, ayúdame en el papeleo preciosa – Se alejo de la joven no sin antes lamerle un poco la oreja a la vez que le entregaba el cheque en blanco previamente firmado.

–etto… ya mismo hago lo hago Sakamaki-sama, quieres que la envíen directo a la casa? –respondió enseguida, sus mejillas estaba rojas que parecía que iba a explotar, y al joven le encantaba ver aquello. En un momento la chica firmó los papeles de adquisición mientras avisaba por teléfono para que trajeran a la chica en cuestión.

–gracias preciosa, la esperaré aquí –procedió a decir mientras revisaba su celular.


Laito Sakamaki



Raza : Securitatem
Sexualidad : Heterosexual
Propietario : No es obvio (?)
DAEMONE : Un ave indefensa, Adriane
Mensajes : 11
Fehc de inscripción : 25/08/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: En busca de una esclava (?) Priv.

Mensaje por Adriane el Dom Sep 07, 2014 5:40 pm

De todos los días quizás este sea el donde más logro mostrar su torpeza.  La chica casi albina con enormes alas parecía tropezarse con todo.  Hoy rompió varios platos, golpeado a varios daemons y en una su víctima fue su posible comprador.  Se había volteado un segundo para servirle una taza de café y justo cuando dio el giro, lo golpeo con las alas tirándolo de la silla.  Aparentemente el anciano tenía problemas con la espalda ya que su quejido fue espantoso.   Y para colmo no la dejaron disculparse solo la halaron y la tiraron de nuevo en su celda.  El encargado dijo algo de que pronto la castigarían pero ahora no tenía tiempo para eso y por el momento se conformaría con dejarla allí tirada sin comer.  

Allí a oscuras ya hasta la cuenta perdió de cuánto tiempo llevaba ahí.  Odiaba estar encerrada y más aún sola sin nadie con quien hablar.  Para ella los minutos parecían horas y las horas parecían años.  Sus ojos ya estaban ajustados a la oscuridad.  Lograba ver los barrotes de su celda y los barrotes de la de los demás justo frente de ella. Al punto que estuvo un rato contándolos pero luego del 123 se cansó y dejo de contar.  ¡Estaba completamente sola, todos estaban fuera mostrando sus atributos a posibles compradores, que suerte para ellos!

Forzó un poco más la vista y logro ver las silueta de las camas; que por celda había 3 camas donde vivían amontonados aunque para su suerte ya que ella tenía alas tenía una propia.  Ya no apestaba a humedad, eso lo arreglaron la semana pasada, según escucho era un problema de la unidad de aire de acondicionado pero ahora el frio la castigaba y no tenía ni una mísera manta para cubrirse.  Tenía una pero un gato se la quitó y como le temía ni se quejó ante los encargados.  

Cansada de mirar su alrededor se tiro en la cama que era dura y emitia un chillido raro.  Se notaba que era vieja no solo por lo dura e incómoda, tenía huecos y los resortes se salían.  –Cuando me compren dormiré feliz en el sofá- murmuro para si –Ojala tengan niños, me encantan los niños.  Podría ornéales galletas, jugar con ellos, ayudarle a hacer tareas-  agrego cerrando los ojos dejando volar su imaginación, comenzando a tararear una nana.  

-Y tendran un bebe al cual le cantaría todo el día, la señora será dulce y el estaría perdidamente enamorado de ella… si sería una linda vida para mí, no importa si son ricos o clase media con que tenga por lo menos un lugar donde dormir y sean gente decente me conformo… ha no se me puede quedar  que tengan piano, hace siglos que ya no me lo dejan tocar aquí-

Su mente continuaba vagando, imaginándose cosas hasta el perro que tendrían.  Se imaginaba un hermoso husky siberiano, grande pero amigable.  O quizás un doberman, pero después que no tengan gatos o ratas (eww como las odiaba); aunque tampoco podía exigir después que la adoptaran sería feliz.  

No le importaría si fuera, hombre, mujer rico, pobre (aunque es difícil que un pobre la compre) un anciano, un joven uno del regium uno del securitatem, lo que sea pero que la compraran.  A esa persona le mantendría la casa recogida, le prepararía sus comidas con el mejor esfuerzo (no es mala cocinando), le aria dulces de todas clases como solo ella sabe preparar.  Por suerte es excelente cocinera a diferencia de otros daemons que lo quemaban todo.  

Estaban ya tan centrada en su mundo, que cuando el encargado volvió a entrar golpeo los barrotes con una tasa metálica logrando hacer que esta saltara y se lanzara al piso escondiéndose detrás de la cama y golpeándose un ala.  El hombre de mediana edad sonreía y rio burlonamente –Me aras falta, te salvaste del castigo alguien te ha comprado- dijo rápido abriendo la jaula para que esta ni se moviera por unos segundos ya que aún el corazón quería salírsele, por el susto y por la emoción.  ¿Alguien por fin la había comprado?  Parpadeo incrédula y permaneció allí unos segundos para luego intentar levantarse pero el hombre ya impaciente la tomo por el brazo y la algo fuera de la celda.  -¿Espere quien me compro?-  pregunto mientras tiraban de ella pero este no respondió.

Justo cuando salieron al recibidor la llevaron hasta la sala de espera donde comenzó a buscar quien posiblemente la había comprado mientras el otro le preguntaba en recepción quien le había comprado.  Ya una vez informado tomo a la chica por el brazo y la planto frente a un pelirrojo con hermosos ojos esmeralda que se fijaban en su celular.  –Sr. Sakamak- llamo al otro para alértalo de la presencia de ambos.

Adriane



Raza : Pajaro
Sexualidad : Heterosexual
Propietario : ¿Alguien quiere comprarme??
Mensajes : 14
Fehc de inscripción : 08/08/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: En busca de una esclava (?) Priv.

Mensaje por Laito Sakamaki el Lun Sep 08, 2014 3:11 pm



No recuerdo cuanto tiempo llevaba en el lugar, pero tampoco era para desesperarse; debían haber sido alrededor de 30 minutos para ser un poco más precisos, los cuales no eran absolutamente nada en relación al trabajo que realizaba, donde la paciencia era la clave del éxito en cuestiones como atrapar a una basura que se intentaba escapar de su destino.

Los ojos del ajeno seguían inmersos en las conversaciones que tenia en su dispositivo móvil, era una persona multifacética si tuviéramos que definirlo en una sola. Mensajes iban y mensajes venían, aquel constante mensajeo con algunas chicas que había conocido en el trabajo y con las cuales quería pasar una noche pasional. Porque las mujeres eran tan complicadas? Todo fuera más cómodo si dejaran de pretenderse las damas y admitir que tanto ellas como nosotros necesitábamos sexo ocasional de vez en cuando para satisfacer deseos puramente carnales sin ningún tipo de sentimiento ni compromiso de por medio; pero la sociedad siempre insistía en que debían de actuar como damas, y hacían que uno terminara cortejándolas un tiempo para ver si podía conseguir algo a cambio. La vida era algo injusta si la mirábamos de aquella manera.

La voz de uno de los seguridad del lugar lo desprendió de su hermosa plática algo pasada de tono, aun cuando ambos desempeñaran de alguna forma u otra el mismo trabajo, la vida fuera de estas cuatro paredes era mucho más interesante. Otra vez su mente se desviaba de tema pensando en como seria de monótona la vida de aquel compañero con el cual nunca había dirigido algún tipo de palabra pero el cual veía frecuentemente cada vez que venia a entrar los reporte semanales.

–sabes que soy igu… –suspiró profundamente mientras cortaba sus palabras, no era relevante aclarar aquello, de seguro el ajeno lo sabia por igual pero seguía las políticas para tratar un cliente ya que en esos precisos momentos, era uno de ellos.

Su mirada se levanto unos segundos de la pantalla dirigiéndole hacia los presente, justo en frente se encontraba una joven de apariencia delicada, a simple vista se podía observar que era inferior en tamaño lo cual hasta cierto modo le parecía algo gracioso. De su espalda sobresalían grandes alas color blanco como la nieve de invierno recién caída del cielo y la cual no había sido contaminada con las impurezas de los seres humanos. Se podían ver algunas gotas de sangre en una de las alas por lo que no había que ser un experto para darse cuenta que había sido lastimada con algo y se encontraba defectuosa.

–deberían darme un descuento, esta mercancía está rota –comentó mirando a la ajena para luego tomar la ala en cuestión con una de sus manos deslizando su índice en el recorrido que seguían las gotas… –aún no la he tocado así que seria fácil hacer el cambio ahora, no? -…no tenia intenciones de devolverla, pero le causaba gracia ver la reacción que la ajena pudiera tener, hasta el momento se había quedado inmóvil sin pronunciar alguna palabra, parecía una estatua. A final de cuentas también buscaba algo de diversión, era aburrido estar los días libres solo en la casa.

La joven que se encontraba en el mostrador se acercó hacia nosotros disculpándose con la mirada, no tenía idea alguna de quienes eran las mascotas que se encontraban en los formularios a archivar porque aun no había terminado las cosas que tenia pendiente.
–etto...lo siento Sakamaki-sama, enseguida haré que la devuelvan –comentó mientras sostenía en sus brazos los formularios de las mejores mascotas que se encontraban disponibles para luego acercarlos al ajeno. Se podía notar a leguas que estaba nerviosa, incluso la rojez en su mejilla no se había desparecido del todo.

Caminó lentamente alrededor de la joven ave como si intentara acorralarla a la vez que lamia lentamente las gotas de sangre que se encontraban depositadas en su dedo; el sabor era dulce, un sabor que no había probado antes, pero definitivamente quería volver a probar, un sabor que de alguna manera le había causado necesidad de más.

–te quieres ir conmigo, cierto? –inclinó su cuerpo hasta quedar recostarse de la espalda ajena acercando sus labios a su oreja deteniéndose a algunos centímetros de la misma –de todas maneras es igual para ti con ellos o conmigo, no? Muestra algo de educación y di que soy tu amo y podrás irte conmigo… –era un maestro en la manipulación, aunque aún no había mostrado para nada sus habilidades.



Laito Sakamaki



Raza : Securitatem
Sexualidad : Heterosexual
Propietario : No es obvio (?)
DAEMONE : Un ave indefensa, Adriane
Mensajes : 11
Fehc de inscripción : 25/08/2014

Volver arriba Ir abajo

Re: En busca de una esclava (?) Priv.

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 7:31 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.